3 pasos para hacer una pareja

La relación es un proceso en movimiento que pasa por diferentes etapas. De la fusión a la relación duradera, corresponde con el análisis de una carrera de obstáculos que requiere apertura y adaptabilidad…

“Enamorarse no es un estado sino un cambio”, escribió el psico sociólogo italiano Francesco Alberoni en El shock en el amor (Bolsillo). Desde este libro de referencia, hay más estudios terapéuticos de parejas que han insistido en el modo evolutivo del estado amoroso. Ya sea que traigan a colación tres, cuatro o seis etapas, todos estos estudios coinciden en que, desde el amor a primera vista hasta la unión a través de la diferenciación, el amor sigue una cronología.

No se trata de decir que todas las historias de nuestros corazones se desarrollan en el mismo escenario; todos entran en la relación con sus experiencias, sus fragilidades, sus fortalezas, y del encuentro entre estas dos historias dependerá la naturaleza y la evolución del amor. Luego, según el tiempo que tomen antes de vivir juntos o tener hijos, según la atención que presten a su relación, de acuerdo con su edad también, las parejas pasan más o menos tiempo en una u otra etapa de la relación. Del mismo modo, la transición de una fase a otra no es definitiva: hay momentos de regresión, aceleración, estancamiento …

Sin embargo, todos los amores a largo plazo pasan por etapas idénticas. En base a los diferentes estudios existentes, hemos definido tres. ¿Cómo son estos pasos la clave para una relación feliz y duradera? ¿Cómo pasar de uno a otro? ¿Con qué consecuencias? Análisis de la historia de amor como un viaje.

La fusión

Los signos: “Tú eres el que estaba esperando”; “Estamos de acuerdo en todo”; “Tú y yo somos uno” … Hoy, casi cualquier relación comienza con una atracción apasionada. Es el amor intenso, la “simbiosis”, según los psicólogos Ellyn Bader y Peter T. Pearson. Para los amantes, cada distancia es un desamor y cada experiencia comparte la oportunidad de descubrir nuevos puntos en común: parece obvio que fuimos hechos para encontrarnos.

Las ventajas: Este paso es esencial para la formación de la pareja, ya que crea complicidad. La consejera matrimonial Françoise Sand agrega que es “uno de los raros momentos en la vida donde uno puede madurar sin dolor”: le permite a uno salir de sí mismo, descubrir aspectos de la vida que uno no había considerado solo o de los cuales tenía miedo. El amor apasionado da alas.

Las trampas: Este amor apasionado se basa principalmente en señuelos. De hecho, todo el mundo imagina que, si esta relación es tan intensa, es porque la otra persona coincide perfectamente con la imagen del compañero ideal que lleva dentro. En otras palabras, en lugar de verlo como lo que realmente es y globalmente, se convierte en el soporte de nuestras proyecciones. La expectativa de él es tan fuerte que lo idealizamos: sus fallas se niegan en beneficio de sus únicas cualidades.

Las llaves: Disfrute absolutamente de esta luna de miel, porque es tan agradable como efímero. Duraría entre dos y tres años, en promedio. ¿Después? El retorno a la realidad se impone y esta fusión tranquilizadora se vuelve gradualmente sofocante, alienante. La necesidad de aire se hace presente.

La diferenciación

Los signos: “No eres el que yo pensaba”; “No entiendo que te pueda gustar eso”; “No sabes lo que realmente pienso” … Con la convivencia, el intercambio de la vida cotidiana y las responsabilidades para asumir, la pareja baja de su nube para enfrentar la realidad. Mientras que solo vieron lo que los unía, la pareja descubre gradualmente sus diferencias. El otro revela todas las facetas de su personalidad. ¿Decepción? Innecesariamente, ya que se trata de decir adiós a la imagen idealizada que ambos tenían del otro, pero también de uno mismo: la vida de dos nos hace descubrir aspectos de nuestro propio carácter que nunca tuvimos la oportunidad de identificar y que el otro nos ayuda a percibir.

Las ventajas: Este paso es fundamental ya que le permite a uno encontrarse a sí mismo, volver a estar en contacto con sus propios intereses y objetivos de vida. Sin este paso, la fusión termina siendo vivida como una camisa de fuerza en la que se niegan las personalidades de cada uno … hasta la crisis. En una infidelidad o una partida repentina, más de una historia de amor termina antes de haber pasado esta fase.

Las trampas: No es fácil romper con su visión fantaseada de amor y aceptar una relación que no es todos los días sinónimo de placer. Signo de nuestro apego a una tradición romántica o la influencia de una sociedad que hace del hedonismo un objetivo: tendemos a pensar que la pasión de los primeros tiempos es “la” definición de amor. La otra dificultad radica en el hecho de que esta etapa del retorno a la realidad no ocurre simultáneamente en los dos: El que todavía vive en la idealización puede pensar que está abandonado, menos amado, mientras que el otro no se sentirá reconocido en una relación que se ha vuelto sofocante.

Las llaves: Espacio y comunicación. Tomar el aire, es saber dejar a la pareja para vivir el ocio, para servir a las ambiciones profesionales de uno … Se está convirtiendo en “uno”, se debe definir su territorio que no es el mismo que el de su compañero. Admitir esta distancia, la comunicación es esencial: la pareja debe atreverse a explicar sus deseos, sus necesidades, a fin de evitar que esta diferenciación se interprete como una huida o un declive del amor.

El acercamiento

Los signos: “Quiero construir mi futuro contigo”; “¿Si compramos una casa? “; “Estoy dispuesto a esforzarme para que funcione entre nosotros” … El paso anterior permitió que todos se redefinieran a sí mismos, en sus ojos y en los del otro. Esta fase ahora consiste en medir la compatibilidad de las propias expectativas y reflexionar sobre los medios que todos están dispuestos a proporcionar para trabajar sobre la base de su relación. Ya no es el amor entendido como “uno + uno = uno” (la fusión), ni “uno + uno = dos” (el distanciamiento), sino “uno + uno = tres”: tú, yo y nuestra relación. Este tercer elemento de “relación” nacerá del desarrollo de proyectos comunes constantemente actualizados, que, en el futuro, dotarán a la relación de dinámica y garantizarán su sostenibilidad. ¿Qué es lo que realmente queremos para nosotros y para la relación? ¿Qué esperamos de nuestra vida juntos? La oportunidad es todo para hablar de matrimonio, niños, casa para comprar …

Las ventajas: En este tiempo de cercanía, el amor expresa verdaderamente su deseo por el futuro. Una cierta serenidad de amor se hace posible. El “contrato” duradero establecido entre la pareja no evitará disputas; pero al llegar a esta etapa, el sentimiento de amor sabe cómo admitir divergencias y le da el deseo de encontrar escenarios para superarlas.

Las trampas: Consolidado por el tiempo y las pruebas compartidas, este amor tiende a convertirse en amistad.

El riesgo: Hundirse en una convivencia feliz, pero donde el deseo, los impulsos apasionados ya no tendrían su lugar, y cansados de uno u otro que necesitan un estado de amor más chispeante.

Las llaves: Para perpetuar este amor fuerte, el desafío es salir de vez en cuando de la comodidad que ofrece. Primero, sabiendo cómo desafiar regularmente los proyectos establecidos y desarrollando nuevos objetivos juntos. Luego, a veces empujando la tranquilidad de su amor para incorporar la pasión: reactualizar esta locura que sublimó los primeros meses de la relación y se atrevió a fusionarse, rendir cuerpo y mente a su amor … incluso el tiempo de un fin de semana. Es en esta sutil mezcla de razón (construcción de proyectos) y pasión que la pareja tendrá la oportunidad de inventar un amor tan delicioso como sostenible.

Con la colaboración de Françoise Sand, consejera matrimonial y autora de la Pareja a riesgo de la duración.

Las crisis a atravesar

La convivencia

Confrontación de gustos en decoración o cocina, dinero recaudado por rentas y facturas por pagar, incompatibilidad de hábitos o ritmos de cada uno: La convivencia le da al amor muchas oportunidades de vivir su primera crisis.

El reto: Comunicarse. A esta temprana edad de la relación, la pareja a menudo prefiere silenciar su insatisfacción, por temor a enojar o decepcionar. Por el contrario, al expresar sus frustraciones y escuchar al otro, encontrarán los ajustes necesarios para mejorar las condiciones de la convivencia.

Los niños

Con la llegada de un niño, luego dos, entonces … el amor pierde su objeto exclusivo, el compañero. La crisis amenaza cuando el amor conyugal es denigrado únicamente por el amor filial.

El desafío: multiplicar su amor y su atención a su compañero para que su pareja no se quede sin afecto.

La jubilación

Más niños en casa, más trabajo dominando el horario, la pareja se encuentra cara a cara. En estas “reuniones obligatorias”, la dificultad será volver a emprender un amor bien establecido para adaptarse al malestar cotidiano.

El desafío: que ambos hagan un balance de sus vidas, aclaren sus expectativas sobre su nuevo horario y los confronten con los del otro. ¿Cómo hacer que coexistan? ¿Cuáles son los objetivos compartidos? Al final de esta evaluación, nuevos proyectos de pareja no fallarán.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.